Frank Robinson, fallecido este jueves a la edad de 83 años, fue uno de tantos peloteros que pasó exitosamente en las Grandes Ligas y, también, en el béisbol del Caribe.


Puerto Rico fue el país caribeño donde se dejó ver Robinson, lo hizo con el uniforme de Leones de Ponce en la campaña 1954/1955, un año antes de subir a la Gran Carpa con los Rojos de Cincinnati, equipo con el cual inició una sobresaliente carrera que duró 20 temporadas.

Pero sus mejores momentos en la pelota boricua fue con Cangrejeros de Santurce, novena que le dio la primera oportunidad de dirigir en el béisbol caribeño y no defraudó. En la zafra 1970/1971 consiguió el octavo título para la novena santurcina, el primero de envergadura como estratega.

Tuvo otras temporadas con los Cangrejeros, de 1972 a 1975 y luego de 1978 a 1980, dejó marca de 297-240.

Mako Oliveras, ex dirigente de Santurce, recordó al miembro del Salón de la Fama como una buena persona y como parte fundamental en el crecimiento de los Cangrejeros en la pelota puertorriqueña.

"Dejó una huella aquí. Era un tipo hábil, de béisbol. Era pícaro. Intimidaba a los árbitros. Traía buenos peloteros para Santurce. Tenía buenos contactos con Baltimore", dijo Oliveras al diario El Nuevo Día.

Previo al encuentro entre Cangrejeros de Santurce y Estrellas Orientales de la Serie del Caribe celebrado este jueves en el estadio Rod Carew de Panamá, Robinson fue homenajeado postumamente con un minuto de silencio.

Texto: Eduardo Acosta

Foto: Cortesía

Comparte:
Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario