Columna de Lipso Nava: "Los Guerreros de la Calle”


Foto: Prensa Águilas del Zulia.

Saludos, de nuevo nos encontramos por aquí. Una temporada más con Águilas del Zulia. Les voy a contar un poco de lo que fue esa primera gira obligada que nos tocó enfrentar al no estar el estadio Luis Aparicio en condiciones para jugar.

El periplo o “Gira Guaco Belmont” como la llamo yo, comenzó el nueve de octubre en Maracaibo cuando salimos en avión desde Maracaibo hasta Caracas. Allá nos esperaron los autobuses que nos llevaron hasta Puerto La Cruz.

Hicimos los tres juegos ante Caribes y nos devolvimos a Valencia, ciudad que tomamos como “centro de operaciones”. El viaje fue bastante duro y entre las anécdotas, porque aquello de la situación país, no podíamos estar parando en ciertos lugares que antes era normal porque los puntos de compra se tardan mucho, no pasan las tarjetas, se crea un malestar y perdemos horas de sueño.

La logística ya no es la misma que en años anteriores. Lo que estamos haciendo es ordenar la comida, comemos en los clubhouse, nos bañamos, vestimos y arrancamos para el hotel.

Por otro lado, jugar en Valencia como home club no fue nada fácil porque Magallanes estaba en su casa. De ahí fuimos a Maracay para jugar contra Tigres también como home club y fue algo bien raro dejarlos en el terreno en su propia cueva.

Tras jugar esos dos partidos, nos fuimos de nuevo a Valencia y enfrentamos a Caribes completamente en la intimidad, sin público. Como si fuese poco, nos dieron el clubhouse de la Paralela que queda detrás del LF y no está apto para jugadores profesionales.

Hablando es mejor
Ese día tuve que hacer una reunión con los muchachos y decirles que estos eran obstáculos que debíamos superar y seguir adelante. De ahí, para continuar la “Gira Guaco Belmont” y le digo así porque recuerden cuando Guaco salía a recorrer el país y paraban en muchas ciudades, viajamos a Barquisimeto y jugamos el mismo día.

No fue para nada fácil llegar de una vez al estadio, después al hotel y al otro día levantarnos todos golpeados y directo a almorzar. Nos perdíamos el desayuno para poder recuperar horas de sueño.

De ahí nos regresamos a Valencia para jugar contra Magallanes y terminamos en Maracay ganando los dos últimos juegos. Por supuesto que hubo quejas, es normal, pero los muchachos se fajaron y por eso les puse “Los Guerreros de la Calle”.

Tenemos que identificarnos
Los muchachos están cansados, lo sé, yo también lo estoy. Este descuadre de logística nos afectó, pero nos hizo crecer como grupo. Ellos entienden que son situaciones que se escapan de nuestras manos.

Lo más importante es que hay compromiso en la organización y eso es clave. Terminamos esa etapa de 14 juegos con 7-7 y eso, desde mi punto de vista, es bastante positivo.

Por últimos les digo, que estoy muy contento con la labor de mis técnicos. Por ejemplo, Álvaro (Espinoza) y yo estamos llevando el mismo plan de trabajo que hacemos con San Francisco con la sabermetría, además ponemos énfasis en la defensa porque todos los estadios, sin excepción, presentan terrenos muy irregulares.

Quiero felicitar también a Lino Conell por su trabajo como coach de bateo, igualmente Wilson Álvarez trabajando con los lanzadores. Todos los técnicos tienen 20 puntos.

Entre los jugadores, Herlis Rodríguez, quien no tiene un puesto como titular, Alberto González con un trabajo excepcional en tercera base y Humberto Arteaga con sus manos prodigiosas y además juega la pelota relajado. 

Por supuesto, los caballitos Álex Romero, Héctor Giménez y Jairo Pérez que se está encendiendo.

Pronto nos volvemos a encontrar. Fuerte abrazo.  

Lipso Nava, mánager de Águilas del Zulia



Comparte:
Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario