José Moreno confía en la recuperación de Cardenales

Texto: Rafael Petit
Foto: Cortesía

Barquisimeto. Los Cardenales de Lara se quedaron a tres triunfos en la temporada pasada de ser campeones en el béisbol venezolano. Sin embargo, la directiva crepuscular no repitió a Luis Dorante como mánager y le dio la dirección del equipo a un técnico de la casa, José Moreno, quien espera llevar este año a los pájaros a su primer título desde la temporada 2000-2001.

Cardenales arrancó con cuatro triunfos en cinco juegos, pero luego, solo ganaron uno de cinco y cerraron el mes de octubre con ocho victorias por diez derrotas, que incluyó una cadena de siete descalabros.

"Tuvimos un par de semanas negativas, pero hemos jugado mejor en los últimos encuentros” dijo en el estadio Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisimeto el dirigente guaro.

El equipo posee una base criolla sólida, en la que resaltan los nombres de Jesús Montero, exprospecto número uno de los Yankees de Nueva York, Juniel Querecuto, Raúl Rivero, Néstor Molina, César Jiménez entre otros, e importados probados en el circuito como Yoanner Negrín, Rangel Ravelo y Jorge Martínez.

"Yo destaco de este grupo la unión, el compromiso de todos los jugadores, todos enfocados en dar el primer paso que es estar en los playoffs de enero", destacó.

Pitcheo

En el béisbol el pitcheo representa más de un 75 % de posibilidades para ganar los juegos. Los Tigres y Cardenales son los únicos equipos en la Liga Venezolana en tener como mínimo a tres de sus cinco abridores criollos, un factor indudablemente clave. Los larenses cuentan con Raúl Rivero, Néstor Molina y Williams Pérez.

Con un róster reducido este año a 30 jugadores por semana, Moreno destaca que la planificación de sus lanzadores será parte del éxito o fracaso. "

"Hay que tener mucho cuidado teniendo lanzadores limitados. Algunos no pueden lanzar en días seguidos o más de tres veces por semana por las limitaciones que tienen de sus organizaciones en Grandes Ligas", explicó. 

La rotación de los pájaros rojos depende de su número uno Raúl Rivero, uno de los lanzadores más consistentes en el circuito llanero. El ganador del premio “Carrao” Bracho en la 2016-17 sumó sus dos primeros triunfos de la zafra entre el 31 de octubre y el 5 de noviembre, periodos donde los larenses ganaron tres encuentros.

“Raúl es ese lanzador que te puede permitir cortar malos momentos con sus actuaciones” dijo el dirigente, quien agregó que este año esperan no fatigarlo para que llegue al mes de enero en mejores condiciones que hace un año, cuando su rendimiento bajó en la postemporada.

“Tenemos programado para él salidas de 70 o 75 pitcheos, así preservarlos para la parte final de la campaña” agregó

Los Cardenales también le han dado descanso a Néstor Molina, quien ha permitido 13 rayitas limpias en los últimos 10 innings lanzados.






Comparte:
Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario