Puerto Rico le gana a Estados Unidos y pasa a la semifinal del Clásico



Puerto Rico tiene el billete ponchado para Los Ángeles.

La novena boricua madrugó a Marcus Stroman con seis sencillos consecutivos para cuatro carreras en la primera entrada y un costoso error de Nolan Arenado dejó entrar dos más en el sexto episodio en el triunfo 6-5  sobre Estados Unidos ante 32,463 fanáticos en el Petco Park, avanzando a su segunda ronda de campeonato consecutiva en el Clásico Mundial de Béisbol.

El taponero Edwin ‘’Sugar’ Díaz salió de apuros en la novena entrada para sacar lo últimos tres outs vía ponches luego de permitir un triple de dos carreras a Brandon Crawford que aumentó el drama en el estadio.

Los boricuas tendrán un partido de trámite el sábado a las 3:30 p.m. (hora local) contra Venezuela, selección que quedó eliminada del torneo luego de dos derrotas al hilo en la segunda fase del Grupo F.

Los estadounidense y República Dominicana jugarán a las 10:00 p.m. por el segundo puesto hacia Hollywood.

Puerto Rico enfrentará el lunes a Holanda para iniciar el baile final del Clásico. Japón también está también en Los Ángeles con marca de 6-0.

Seth Lugo volvió a tener sangre fría en su segunda victoria del torneo. Toleró cuadrangulares solitarios de Buster Posey y Adam Jones para pelota de cinco hits, tres carreras y dos ponches en 5.2 entradas.

 Los “rubios” de la Isla, ahora con marca de 5-0 en la competencia, no tuvieron piedad contra Stroman, de madre puertorriqueña, antes que cayera el sol en la ciudad de San Diego.

Carlos Correa, Carlos Beltrán, Yadier Molina impulsaron a batazo limpio las primera tres rayas de los boricuas. Eddie Rosario trajo la cuarta con un bombo de sacrificio.

Fueron las primeras anotaciones que permitieron los abridores de Estados Unidos en 17.1 entradas en cuatro partidos del Clásico.

Stroman se llevó la derrota tras permitir ocho indiscutibles en 4.2 entradas.

Estados Unidos no se dejó intimidar por el juego de pelota pequeña de Puerto Rico. Demostró su poder con los bambinazos de Posey y Jones en la quinta y sexta, respectivamente, para acercarse en la pizarra y despertar a la mayoría de los fanáticos locales que, en ocasiones, opacaban los panderos y timbales con el coro de “USA, USA”.

En el inicio de la séptima, Javier Báez fue recibido por un pelotazo de Mychal Givens. El intermedia bayamonés respondió con un robado de base.

Con Rosario también a bordo, el piloto Jimmy Leyland optó por traer al temible relevista Andrew Miller.

Entre los dos ponches que consiguió el estelar de los Indios de Cleveland, el dirigente Edwin Rodríguez para que Báez y Rosario realizaran un exitoso doble robo de bases.

Acto seguido, Ángel Pagán pegó una roleta al guante de Arenado, quien erró en el tiro a primera base, pifia que le regaló dos carreras a Puerto Rico para sentenciar el partido.

Fue la victoria consecutiva de Puerto Rico sobre Estados Unidos. Los boricuas eliminaron a los estadounidenses en la segunda ronda de la edición del 2013.

El Nuevo Día

Comparte:
Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario