Columna Bases Llenas: Análisis de la actuación venezolana en el CMB



Con registro de dos victorias y cinco derrotas terminó la actuación de Venezuela en el Clásico Mundial. En todos los aspectos la selección lució inferior: desde la inexperiencia del manager Omar Vizquel, pasando por el pitcheo abridor y relevista hasta la ofensiva, que se suponía sería la carta fuerte.

Las dos ganancias de los criollos vinieron ante Italia, un rival de menor nivel con el que nunca han perdido en Clásicos. De resto, solo caídas decepcionantes ante todas las potencias y rivales directos: Puerto Rico (dos veces), República Dominicana, Estados Unidos y México.

No estoy de acuerdo con quien duda del compromiso de los peloteros rumbo al Clásico, aunque respeto la opinión de cada quién. Pero sí pienso que mostraron una cara mucho peor a su nivel de talento, sea por bajo ritmo, porque la competencia también juega, porque el formato no les favorece, o por alguna otra razón. No obstante, las condiciones son las mismas para todos y un equipo que se precie de tener algunos de los mejores peloteros del mundo no puede perder cinco de cinco ante rivales directos. Es inaceptable.

El pitcheo criollo toleró 49 carreras limpias en apenas siete juegos, cometió errores mentales, 'comiquitas' en el corrido de bases, y la ofensiva anotó cuatro carreras en tres juegos de segunda fase, instancia a la que se llegó 'gateando' luego de sacar la calculadora para pasar en vez de México a pesar de perder contra ellos y de ganarle a Italia un sufrido juego de desempate.

Cinco jonrones dio Venezuela, y recibió 14. Sí, 14. Entre Jhoulys Chacín y Héctor Rondón toleraron más cuadrangulares (6) que los que dio la ofensiva en siete juegos.

El bullpen permitió 29 rayitas en 26 episodios del séptimo inning en adelante, para una "inefectividad" de 14.62. Varios de los relevistas más jóvenes lucieron nerviosos ante los flashes y las cámaras de televisión, sabiendo que estaban ante los ojos del mundo. La presión pudo hacer mella, y más teniendo en cuenta que el "juez", el público venezolano, puede ser hiriente en sus conclusiones y planteamientos.

Muy pocas cosas positivas pueden sacarse del Clásico para Venezuela, y el armado del roster pudo haber tenido algo que ver. No pudieron contar, por razones diversas, con brazos como Carlos Carrasco y Eduardo Rodríguez, por ejemplo. La selección tampoco escapó a la polémica, luego de la novela entre Vizquel, Carlos Guillén y Asdrúbal Cabrera, y eso puede significar un elemento de distracción.

Las lesiones también golpearon duro a la Vinotinto del béisbol, que en este torneo jugó de azul y de blanco. Primero Silvino Bracho, luego Salvador Pérez, más tarde Martín Prado y por último Miguel Cabrera salieron del roster en distintos momentos por molestias físicas.

Pueden haber muchas teorías que intenten explicar la lamentable actuación de los criollos en el Clásico, y varias pudieran ser acertadas, otras no. Pero lo cierto es que no hay una solución mágica para aplicar y que el equipo gane tres torneos seguidos.

Solo queda trabajar en el desarrollo de peloteros para ampliar el universo de jugadores de calidad disponibles, sobre todo en el pitcheo abridor y relevista, y hacer un esfuerzo para colocar el mejor roster posible en el campo. Y de parte de los peloteros, enfocarse en la preparación con mayor antelación y quizá involucrar desde la dirigencia un profesional que pueda ayudar en el manejo de aspectos psicológicos del juego.

Es mi humilde opinión.

Andrés Chávez (@andres_chavez13)

Comparte:
Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario