¿Es verdaderamente efectivo Félix Hernández?

Me comentaba un amigo que cómo era posible que Félix Hernández siguiera con los Marineros de Seattle, un equipo con el que nunca ha podido llegar a postemporada y mucho menos tendrá chance de ganar una Serie Mundial. Agregó, “Ese equipo lo hace ser un pitcher malo, pues no gana juegos”.
He escuchado bastante eso, sobre todo después de las dos primeras aperturas de esta temporada. La primera, con derrota después de una salida de calidad con seis episodios de tres carreras, apenas una limpia. La segunda, sin decisión después de siete innings en los que no permitió anotaciones y ponchó a 10.

El primer triunfo llegó después de su tercera presentación, que por cosas del destino, ha sido hasta ahora la peor, si es que se puede llamar así. Cinco tramos en los que le anotaron una rayita. Ese día las circunstancias se dieron para que triunfara.

Lo que debemos ver…

Aquí quería llegar después del resumen de sus presentaciones. Ganar no es algo que dependa exclusivamente de los lanzadores abridores, eso tiene que estar claro, así como la cantidad de victorias no define que pitcher es bueno o no. Entonces, no podemos definir a “El Rey” ni a ningún otro aperturista por su casilla de triunfos. Sería un análisis muy básico, sin revisar más allá.

¿Qué debemos tomar en cuenta entonces? La efectividad, que no es más que las carreras limpias permitidas por cada nueve episodios trabajados. Cuando Félix Hernández ganó el Cy Young (premio al mejor pitcher del año) en 2010, apenas ganó 13 juegos y perdió 12 y su efectividad fue de 2.27. El año anterior fue segundo en la votación con 19 ganancias y 2.49 de ERA. ¿Se fijan? Seis triunfos más y nada.

Puedes lanzar nueve episodios completos sin permitir carreras, pero si tu equipo no batea y no anota, no vas a ganar. Te vas sin decisión. ¿Por eso eres malo? Para lo que buscan simplemente cuantas victorias tiene cada lanzador, sí. Si razonas e indagas un poco más, no. 

Definir a Félix, que no ha tenido suerte para ganar muchos juegos más en su carrera con Seattle, el único equipo con el que ha jugado, no tiene sentido. Es mejor decir, que entre los lanzadores activos, es el cuarto con mejor efectividad de por vida, 3.09. Segundo entre los derechos, solo superado por Adam Wainwright (3.03).

En victorias, entre los activos, es séptimo con 144, que tampoco es malo. Además, tercero en ponches (2162), sexto en aperturas (337), tercero en juegos completos (25), cuarto en episodios lanzados (2280.1). Su WHIP (cantidad de bases por bolas y hits permitidos por un lanzador por cada entrada) de por vida es de 1171, una cifra considerada como muy buena. Estos números definen a un lanzador, más allá de las victorias. ¿Por qué no ganado 20 juegos en una campaña? Porque no depende exclusivamente de él.

¿Entonces qué pitcher es mejor, el que permite diez carreras pero gana el juego o el que permite 1 y lo pierde o sale sin decisión? Como individuo, el segundo, aunque la esencia del juego sea ganar, pero ya ese es otro tema, y por ahora nos quedamos con el desempeño de los abridores. ¡Félix Hernández no es bueno, es de los mejores!

David Alejandro Chacón 
@DavidChacon30
Foto: Prensa Marineros. 




Comparte:
Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario